Activistas del movimiento BDS de Madrid llaman al boicot de productos israelíes
 05 Ago. 2014 Dani Gago 
Madrid, 6 de agosto de 2014. Un grupo de activistas del movimiento BDS (Boicot, Desinversiones y Sanciones contra la ocupación israelí) han protagonizado una performance frente a la tienda de cosméticos Premier de la Estación de Atocha, una cadena que comercializa en España productos fabricados en los territorios ocupados de Palestina pero etiquetados como israelís.   Con una acción que recordaba a los 1.875 palestinos muertos en las últimas semanas, los activistas han querido hacer un llamamiento a los consumidores a participar en la campaña Internacional de Boicot a la colonización y ocupación israelí que los mismos palestinos inicaron en 2005.   "El pueblo palestino está políticamente muy organizado y ha dicho muy claramente a la sociedad internacional qué es lo que necesita de nostros: necesita que participemos en su campaña de boicot", señala uno de los activistas.   Esta campaña, conocida como movimiento BDS, es una iniciativa que nace del propio pueblo palestino como estrategia de resistencia no violenta e inspirada en la lucha contra el Apartheid sudafricano. Se basa en el boicot económico, político, académico y cultural a Israel, como herramienta de presión para lograr tres objetivos claros: "el fin de la ocupación, el retorno de los refugiados y la igualdad de derechos para la población palestina de Israel", explica uno de los oganizadores de la protesta.   Han querido aprovechar, dicen, que "es ahora o nunca"; que es "el momento de dar ese paso de solidaridad con el pueblo palestino", para decirle a la sociedad civil española que "ya existe una estrategia de lucha contra la colonización y ocupación israelíes". "El boicot es la respuesta a la pregunta que se hacen hoy miles de personas; la respuesta a ese ¿qué podría hacer yo para evitar esto?", añaden.   También han querido denunciar con su protesta la venta en España de productos etiquetados como israelís pero fabricados en los territorios ocupados de Palestina, una actividad ilegal según la normativa europea pero que Israel incumple modificando el etiquetado de sus productos.   "El 70% de los productos que comercializa Israel en España proceden de asentamientos en Cisjordania pero son etiquetados por empresas israelís como fabricados allí, para beneficiarse así del acuerdo de libre comercio entre la Unión Europea e Israel", explica otra de las portavoces.   Esta práctica, es denunciada y perseguida en muchos países de la Unión Europea como Gran Bretaña, Holanda o incluso Alemania. "En España, el gobierno del Partido Popular también hizo una recomendación hace unos meses a empresarios y particulares sobre la 'no compra-venta' de estos productos", insiste.   Sin embargo, éste es el caso de Premier, una empresa que ha abierto recientemente varias tiendas en España y que, sostienen, "no sólo contribuye al apartheid en Palestina sino que engaña a los consumidores españoles al no decirles de dónde proceden sus productos", concluye.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle un mejor servicio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Encontrará más información sobre las cookies y como configurar su uso en nuestra Política de Cookies.

Aceptar