Los afectados por el ERE en Coca Cola llevan sus reivindicaciones al Congreso
 25 Feb. 2014 Julio L. Zamarrón 
Madrid, 26 de febrero de 2014. Los trabajadores de la embotelladora de Coca Cola en Fuenlabrada (Madrid), Iberian Partners, propietaria además de las otras tres plantas afectadas por el Expediente de Regulación de Empleo (ERE) que la compañía anunció en enero, han vuelto a salir a la calle esta mañana para protestar contra el mismo. Los empleados luchan contra la intención de la empresa de despedir a 750 personas y recolocar a otras 500 en un proceso de reestructuración que implica el cierre de las plantas de Alicante, Colloto (Asturias), Palma de Mallorca y Fuenlabrada.   Ataviados con pancartas en las que se podía leer “No al cierre de Coca Cola Fuenlabrada”, camisetas y gorras rojas con mensajes contra el ERE, y carteles a favor del boicot a la marca de bebidas, los integrantes de la plantilla se han concentrado a las 11 horas en el acceso al Congreso de los Diputados desde la glorieta de Neptuno, lugar que no han cruzado debido al cordón policial y a las vallas que las fuerzas del orden han instalado en la carrera de San Jerónimo.   En los últimos días el conflicto se ha enquistado debido a la falta de negociación y a consiguiente decisión de los trabajadores de continuar con la huelga. El pasado domingo era la plantilla de la planta de Alicante la que apostaba por continuar con el paro indefinido que ratificaron en asamblea los empleados con 99 votos a favor, cuatro en contra y 16 abstenciones, según fuentes del sindicato UGT.   Durante la protesta de hoy los trabajadores han criticado a Delegación de Gobierno escolte a los camiones que salen cargados con bebidas de la empresa del centro de distribución que la compañía tiene en Leganés práctica que algunos empleados tachan de “ilegal” y de “práctica de mala fe”. A estas instalaciones llega la producción de varios puntos del Estado. En los últimos días se han registrado piquetes en éste y otros puntos de la ciudad.   La plantilla ha sido respaldada hoy por algunos miembros del grupo parlamentario Izquierda Plural, como el coordinador general de Izquierda Unida, Cayo Lara, quien ha asegurado que “la Reforma Laboral tenía un sentido, despedir a trabajadores baratos y bajar los salarios en este país”. Para Lara “ante el caso de Coca Cola estamos ante una operación que no tiene ningún sentido desde el punto de vista incluso económico, salvo los beneficios de la empresa”. Además, ha calificado de “delito social” despedir a trabajadores en empresas que tienen beneficios, en un claro guiño a los manifestantes.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle un mejor servicio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Encontrará más información sobre las cookies y como configurar su uso en nuestra Política de Cookies.

Aceptar