Tres días en el Parlamento Europeo contra la impunidad del franquismo
 05 Oct. 2015 Irene Lingua 
DISO Press acompañó a los representantes de las víctimas del franquismo que se trasladaron a Bruselas para participar en las jornadas organizadas en el Parlamento Europeo bajo el título “Con impunidad no hay democracia”. Tres días frenéticos y llenos de emoción en los que decenas de voces y testimonios contra el horror de la Dictadura resonaron en los pasillos de esta institución.   Víctimas, familiares y activistas tienen claro que van a llegar hasta el final en su lucha contra la impunidad del franquismo. Mientras observan estupefactos cómo las autoridades españolas deniegan la petición de extradición de 20 miembros del franquismo, ordenada por la juez encargada de la llamada querella argentina, María Romilda Servini de Cubría, continúan incansables en su movilización por la “verdad, justicia y reparación”.   Por este motivo, la organización de estas jornadas por parte de Podemos, IU-Izquierda Plural, EH Bildu, y (GUE/NGL), ICV y Primavera Europea (Greens/European Free Alliance) y PNV (ALDE), era la oportunidad perfecta para recordar a Europa que el tratamiento de las víctimas del franquismo es una “auténtica anomalía histórica” que debe ser resuelta con la mayor premura posible.   Tocar la fibra de Europa Puede parecer que este tipo de actos celebrados en las instituciones europeas en los que se invita a algún colectivo para dar a conocer sus reclamaciones y reivindicaciones, sin ninguna obligación por parte de los representantes políticos de actuar en consecuencia, no sirven para nada más que para “hacerse la foto”. Sin embargo, tienen su razón de ser puesto que son cauces, aunque imperfectos, para hacer oír la voz de los ciudadanos en esas instituciones tan lejanas e inaccesibles, pero tan determinantes para nuestra vida.   Y no sólo eso, para los colectivos que acuden allí es una experiencia muy importante. Es un hálito de esperanza, un soplo de ánimo, una palmada en una agotada espalda tras tantos años de intentar hacerse oír, de pedir justicia para su causa. Decía Javier Couso, eurodiputado de IU, y hermano de José Couso, periodista asesinado en Irak, que cuando recibió a los familiares de los normalistas asesinados en México, invitados por su grupo a Bruselas, tuvo que contener las lágrimas pues recordó el momento que vivió años antes cuando él mismo fue a dicha institución para reclamar que se investigara el asesinato de su hermano.   Así pues, decenas de miembros de la Coordinadora estatal de apoyo a la Querella Argentina contra crímenes del franquismo (CEAQUA) y representantes de otras asociaciones de víctimas se subieron a un avión hacia la capital belga, con la esperanza puesta en que algún representante de la soberanía europea, enfundado en su traje y corbata, se dejara conmover mínimamente por los testimonios de los que tanto han sufrido y lo siguen haciendo.   Lo cierto es que estas jornadas contaron con un arsenal muy variado destinado a minar los fríos e inquebrantables corazones de la mayoría de los representantes europeos.  El primer día, lunes 21 de septiembre, Juan Diego Botto, cuyo padre fue víctima de la dictadura argentina de Videla, interpretó el monólogo titulado El privilegio de ser perro, fragmento de la obra Un trozo invisible de este mundo, creada por él mismo. Entre el humor y el dolor, el actor pronunció algunas frases que, en el contexto de estas jornadas, se llenaron aún más de sentido. “Meter a un hijo de puta en la cárcel no te va a devolver los años rotos y los abrazos perdidos pero te puede restituir una finísima fibra del corazón. Te puede servir para escuchar una especie de susurro mundial que diga: Tenías razón, tenías razón, tú y los tuyos tenían razón”.   Al día siguiente, se pudo escuchar el discurso casi de metralleta del periodista Javier Gallego Crudo que trasladó allí su habitual programa de radio. Dedicado al cuarenta aniversario de los últimos fusilados por el franquismo, compartieron la mesa con él: uno de los últimos condenados

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle un mejor servicio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Encontrará más información sobre las cookies y como configurar su uso en nuestra Política de Cookies.

Aceptar