Las Brigadas Internacionales de la Banda Basotti llegan al Donbass y comienzan el reparto de la ayuda humanitaria
 07 May. 2015 Julio L. Zamarrón 
Donbass, 8 de mayo de 2015. Las Brigadas Internacionales de la segunda Caravana Antifascista de la Banda Basotti lograron adentrarse el miércoles en la región del Donbass, al este de Ucrania, donde los detractores del régimen de Kiev se enfrentan desde hace meses al ejército Ucraniano y a grupos paramilitares de la extrema derecha.   Tras varios días de viaje, los más de 100 voluntarios internacionalistas que integran la Caravana, y que proceden de Italia, Grecia, Turquía, Suecia y otros tantos países europeos, se reunieron el pasado día 6 en la provincia de Rostov (Rusia) para desde allí cruzar la frontera. Lo hicieron en autobús y tardaron más de 3 horas en atravesar los 120 kilómetros que separan la ciudad rusa del territorio independiente ucraniano.   Una vez allí, los brigadistas fueron temporalmente alojados en un cuartel del ejército popular próximo a la línea de frente, que custodian las fuerzas militares de la llamada ‘Brigada Fantasma’, la primera unidad de milicianos creada en la zona después del Maidán.   Desde allí han comenzado el reparto de una cantidad importante de ropa, alimentos, y material médico de emergencia que, aseguran, la población del Donbass “ha recibido con alegría”.   “Es emocionante ver cómo una mujer de una panadería te regala dulces típicos, con los ojos llorosos, dándote las gracias por venir a ayudar”, explica Adrián D., uno de los madrileños que participa en la Caravana. “Te remueve ver cómo los niños, que están sufriendo una guerra, sonríen y siguen adelante asumiendo el día a día de forma natural”, añade Rubén C., otro de los voluntarios. Aseguran que la Caravana “está llena de ilusión”, pero también reconocen que “es muy duro compartir el cuartel con la gente que viene del frente”. “Luchan esperanzados”, insiste otro de los voluntarios, que prefiere no dar su nombre, “pero vuelven al cuartel con una tensión excesiva”.   Entre los brigadistas se cuentan una treintena de voluntarios procedentes de todos los rincones del Estado Español. Conforman la Brigada Rubén Ruiz Ibárruri, denominada así en honor al hijo de la dirigente comunista Dolores Ibárruri, caído en la batalla de Stalingrado, donde luchaba como teniente del Ejército Rojo.   Distribuir la ayuda humanitaria recogida en toda Europa a lo largo de este año, hacer llegar su solidaridad a la población del Este de Ucrania y “desmentir la información sobre el conflicto vertida por los medios de comunicación” es, aseguran los brigadistas, su “manera de luchar contra el fascismo”.   En el Donbass se concentra ahora la mayoría de la población ucraniana que se resiste a reconocer el Gobierno de Poroshenko como “un gobierno legítimo”. Le acusan, al contrario, de haber dado “un golpe de Estado” en Ucrania y, en palabras de los combatientes locales, “tratar de imponer al país un gobierno fascista que ha sembrado el terror y el caos por toda Ucrania”.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle un mejor servicio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Encontrará más información sobre las cookies y como configurar su uso en nuestra Política de Cookies.

Aceptar