Caixa Bank negociará alquileres sociales para los habitantes del edificio ocupado en Malasaña
 08 Ene. 2014 Álvaro Minguito 
Madrid, 9 de enero de 2013. La Asamblea de habitantes de La Manuela, como ha sido recientemente bautizado el inmueble ocupado el pasado 5 de enero por la Asamblea de Vivienda Madrid Centro, ha convocado esta mañana una rueda de prensa para “hacer públicos los motivos de la recuperación del edificio” y anunciar que Caixa Bank, propietaria del bloque a través de su promotora Eurbuilding, ha accedido a negociar con el fin de “buscar una solución” a la situación de las doce familias que viven allí.   Este colectivo asegura que la negociación se ha dado únicamente debido a la ocupación del edificio, “porque nos hemos organizado en común y hemos reclamado nuestros derechos”, indican. Además, han informado que los grupos de trabajo de vivienda de las asambleas populares de Madrid, coordinados en la Asamblea de Vivienda de Madrid, van a seguir ocupando viviendas vacías, “recuperando edificios y haciendo efectivo nuestro derecho a la vivienda”.   El edificio, ubicado en la calle Corredera Baja de San Pablo número 33, en el madrileño barrio de Malasaña, es el primero ocupado con estos fines por la Obra Social Madrid –el segundo en la capital tras el tomado en octubre en el barrio de Carabanchel–, una iniciativa que se enmarca dentro de la Obra Social de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH) que ya ha ocupado quince bloques en todo el Estado. En él viven actualmente doce unidades familiares “en situación de emergencia habitacional”, indicaron desde la Asamblea Vivienda Centro, colectivo promotor de la ocupación que aglutina los grupos de trabajo de las asambleas populares de de Austrias, Lavapiés, Letras y Malasaña y que cuenta con su propio grupo de Obra Social Madrid.   “La Obra Social es la herramienta de la que nos hemos dotado en la Asamblea de Vivienda Centro para responder al grave problema habitacional que sufrimos en esta ciudad”, apuntaron, además de matizar que su fin es “visibilizar esta situación y demostrar que hay alternativa”. Desde el colectivo acusaron a los poderes públicos, “quienes deberían velar por que se garanticen nuestros derechos básicos”, de “silencio” e “inacción” frente a este contexto, y aseguraron que “la recuperación de edificios es la mejor forma de hacer efectivo el derecho a una vivienda digna”.   El inmueble ha estado abandonado durante casi cuatro años. En 2011 fue ocupado, pero apenas tres meses después las personas que residían en él fueron desalojadas. “Tener un edificio vacío propiedad de un banco rescatado con dinero público es intolerable e inhumano”, sentenciaron desde Vivienda Centro.   Desde las asambleas de vivienda de Madrid afirmaron que llevan años “exigiendo acciones reales frente a la emergencia habitacional de miles de personas”, con propuestas que llegaron al Parlamento a través de la Iniciativa Legislativa Popular (ILP) que presentó la PAH el año pasado y que fue desoída por el Congreso. “Frente a políticos y banqueros que miran hacia otro lado, las vecinas y vecinos de Madrid hemos decidido ser responsables de nuestros derechos, y tomarlos cuando así lo vemos legítimo”, aseguraron.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle un mejor servicio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Encontrará más información sobre las cookies y como configurar su uso en nuestra Política de Cookies.

Aceptar