Un stop desahucios en Usera se salda con 6 detenidos y varios heridos
 26 Jun. 2014 Eliezer Sanchez 
Madrid, 27 de junio de 2014. La convocatoria contra el desahucio de una familia en la calle Carabelos del barrio de San Fermín, en Usera, se ha saldado esta mañana con seis detenidos y varios heridos por contusiones de gravedad. La acción ha sido convocada por el Grupo de Vivienda de la Asamblea Popular 15M de Usera, en Madrid, y ha contado con el apoyo de decenas de colectivos en defensa del derecho a la vivienda agrupados en la Asamblea de Vivienda de Madrid.   En torno a cuarenta personas han pasado la noche en el portal y las escaleras del piso, en el que vivía la pareja con sus tres hijos –dos de 9 y 3 años, y un bebé de 20 días–. Ambos adultos se encuentran en paro y en la actualidad sólo reciben la Renta Mínima de Inserción, de 68 euros.   Se trataba del tercer intento de desahucio, ya que los dos anteriores habían sido parados gracias al apoyo recibido en el Grupo de Vivienda del barrio. La vivienda, que la pareja ocupaba desde agosto, es propiedad de Kutxabank, que se ha negado a negociar las propuestas de Vivienda Usera.   A la convocatoria han respondido decenas de personas más que han llegado por la mañana, pero que no han conseguido pasar al interior de la vivienda. Un importante cordón instalado por las Unidades de Intervención Policial (UIP) desde las 6.30 de la mañana rodeaba completamente el inmueble. Los agentes han echado a la gente de la entrada del edificio y sobre las 8 han accedido a rellano, momento en el que se han vivido los momentos más tensos. Las fuerzas del orden han sacado a la prensa a la fuerza, llegando a amenazar a los fotógrafos con frases como “si salen nuestras caras reconocibles nos personamos en el domicilio asociado a la IP de la web”. Varias personas han resultado heridas con graves contusiones durante la intervención de la policía, llegando los agentes incluso a tirar a alguna de ellas por las escaleras.   Tanto los profesionales de la comunicación como los activistas han sido identificados por la policía, con lo que previsiblemente muchos de ellos serán sancionados por la Delegación de Gobierno como viene siendo habitual en este tipo de convocatorias.   Las últimas personas en resistir han sido las que se encontraban en el interior de la vivienda, que finalmente han sido sacadas por la fuerza por la UIP e identificadas. En un último momento sólo ha quedado en el interior Jorge, el desahuciado, sin presencia de su abogada.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle un mejor servicio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Encontrará más información sobre las cookies y como configurar su uso en nuestra Política de Cookies.

Aceptar