Dos años de trueque en el Barrio de las Letras
 05 Oct. 2013 Dani Gago 
Madrid, 6 de octubre de 2013. Son las 11 de la mañana en un soleado domingo. A la plaza de Santa Ana, un enclave turístico en el centro de Madrid con una docena de terrazas a pleno rendimiento, comienzan a llegar algunas personas cargadas con carritos y cajas de libros, que poco a poco van colocando sobre una sábana en el suelo. Son los integrantes de la Asamblea Popular del Barrio de las Letras, que cada primer domingo de mes organizan el mercadillo de trueque de libros ‘Libritis aguditis’.   "La idea es tener acceso a la cultura sin que medie moneda alguna y tratar de educar y concienciar respecto a la reutilización de los bienes de consumo”, explica Abril, una de las personas que sostienen el proyecto. "Hay libros que tenemos en casa y que no vamos a volver a tocar que a otra persona les pueden interesar, de ahí el lema del mercadillo, ‘Alguien tiene el libro que quieres, alguien quiere el libro que tienes'", continúa.   Esta iniciativa, que tiene lugar cada primer domingo de mes entre las 11,30 y las 13,30 horas, nació en octubre de 2011, en los comienzos de la asamblea del barrio tras el desmantelamiento de la Acampada del 15M en Sol. Su primera aparición pública contó con una lectura de poesía "con la idea de que la gente trajese su sillón para montar un salón en la plaza”, cuenta Abril. Desde entonces, salvo alguna mañana lluviosa en la que se ha cancelado por causa mayor, el mercadillo de trueque de libros no ha faltado a su cita con el público.   La iniciativa se enmarca en toda una red a lo largo de la Comunidad de Madrid. Luis, un veterano que se desplaza al centro de Madrid desde su domicilio en el barrio de Fuencarral cada vez que tiene lugar el mercadillo, explica que “en el mercado de trueque, en general, no existe el dinero, sino el intercambio gratuito de cosas”. “Todo aquello que ya no necesitas, libros que has leído, ropa o música que estás harto de oír, por ejemplo, déjalo en alguno de estos sitios”, comenta. Existen multitud de espacios como éste a lo largo de la ciudad y en los pueblos cercanos, muchos de ellos nacidos de las asambleas populares del 15M. Es el caso del Mercadillo de Trueque de Parla, en el que no sólo hay libros sino todo tipo de objetos en buen estado, el del Centro EKO en Carabanchel, o los de Malasaña o Chamberí, que tienen lugar en las plazas del 2 de Mayo y Olavide, respectivamente.   Luis relata que uno de los principales problemas que tienen estos colectivos es el almacenamiento. En el Barrio de las Letras cuentan con la colaboración de la librería y asociación cultural Enclave de libros, que les cede un espacio que, sin embargo, no es suficiente. Así, los integrantes del colectivo utilizan sus propios domicilios para almacenar los volúmenes. Durante meses contaron con un espacio en el CSOA Casablanca, un centro social ocupado que fue desalojado el 19 de septiembre de 2012.   Entre los volúmenes que se pueden encontrar hoy en la plaza de Santa Ana hay de todo, desde 'El contrato social' de Rosseau, hasta 'El Hobbit', pasando por una amplia sección infantil o revistas y periódicos. También hacen campañas especiales, como la de libros de texto para enseñanza al comienzo del curso escolar, además de eventos como "algo de audiovisual o de música en directo", indica Abril. Además, mantienen contacto con otros espacios similares, iniciativas de las que hacen difusión.   Sin embargo, no todo es Sol y libros en las mañanas del Barrio de las Letras. La Policía Local ha hecho acto de presencia en varias ocasiones, "aduciendo que se trata de una actividad mercantil −relata Abril− y que el mercadillo no tiene permiso municipal”. En cualquier caso los integrantes de este colectivo no han tenido ninguna multa por este motivo, aunque sí por el uso de megafonía en algunos de sus actos.
Palabras clave en esta historia:

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle un mejor servicio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Encontrará más información sobre las cookies y como configurar su uso en nuestra Política de Cookies.

Aceptar