La PAH de Getafe se encierra en una oficina de Kutxabank para negociar la deuda de un desahuciado
 05 Feb. 2014 Juan Zarza 
Getafe, 6 de febrero de 2014. Una veintena de activistas ha permanecido en la oficina de Kutxabank de la calle Lartiga de Getafe para exigir la negociación con dicha entidad de la condonación de la deuda de más de 250.000 euros que mantiene Ángel Guzmán tras haber sido desahuciado de su vivienda por no poder afrontar el pago de su hipoteca. La convocatoria había sido lanzada por la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH) de Getafe.   Hacia las 17 horas el grupo stop desahucios, acompañado de Ángel Guzmán que lleva desde el 27 de enero acampando en la puerta de esta sucursal, ha entrado en la oficina y ha realizado una sentada en el interior de la misma declarando su permanencia allí hasta que el director se comprometiera a negociar la condonación de la deuda. Éste ha declinado hacerlo argumentando no tener potestad para ello y ha llamado a la Policía Nacional.   Pasadas las 20 horas han comenzado a llegar furgones de UIP a las inmediaciones del edificio. Unos 40 minutos más tarde, ya eran más de 7 unidades policiales y 40 agentes los desplazados al lugar y unas 80 personas se han concentrado en la puerta en apoyo a los encerrados del interior gritando consignas como “No nos mires, únete”, “Esos maderos al servicio del banquero” o “No toleramos ni un desahucio más”. La policía ha dispersado a la multitud que se agolpaba en la puerta y ha procedido a identificar a algunos de los presentes. Después varios agentes han entrado en la sucursal y han asegurado a los activistas su intención de trasladarles a la comisaría de la Policía Nacional de Getafe, en la calle Churruca, para ser identificados. Poco a poco han sacado a todos los activistas quienes han ofrecido resistencia pasiva y los han trasladado a la comisaría en varios vehículos policiales para ser identificados. Tras este procedimiento, todos han podido abandonar la comisaría en grupos pequeños y se han unido a un grupo de apoyo que les esperaba en una calle aledaña.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle un mejor servicio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Encontrará más información sobre las cookies y como configurar su uso en nuestra Política de Cookies.

Aceptar