La ‘Marea Negra’ de la seguridad privada protesta contra la ruptura de la negociación de su convenio
 12 Feb. 2014 Juan Zarza 
Madrid, 14 de febrero de 2014. Cientos de trabajadores de seguridad privada se manifestaron ayer en la madrileña Puerta del Sol para exigir a la patronal que vuelva a la mesa de negociación para llegar a un acuerdo sobre el convenio colectivo del sector. Convocados por el Sindicato Independiente de Vigilantes (SIV), la Confedereción de Sindicatos del Trabajador de Seguridad (CSTS), el Sindicato Unión Independiente de Trabajadores (UIT) y el Sindicato de Trabajadores de Seguridad y Servicios, los empleados han ido en su mayoría vestidos de negro y sin banderas sindicales, tal como había pedido dicha central.   El UIT denuncia que Aproser, la patronal de las empresas de seguridad, y la inmensa mayoría de las compañías del sector se han descolgado del convenio estatal, firmado en 2013 y en vigor hasta 2015. Así, desde la central aseguran que la intención de éstas es, aprovechando la última reforma laboral, acabar con el convenio estatal para regir los derechos de sus trabajadores mediante convenios en cada una de las compañías, lo que provocaría un mayor empeoramiento de las condiciones de trabajo de los empleados.   En los últimos meses empresas como Prosegur o Securitas han notificado a sus respectivas plantillas su intención de comenzar procedimientos de despido colectivo y de reducción del sueldo de sus empleados, así como el descuelgue del convenio, tal como informa la central Sindical independiente y de Funcionarios (CSI-F). Además, en referencia a la futura Ley de Seguridad Privada, cuyo proyecto se encuentra actualmente en trámite en el Senado, el sindicato critica que se otorguen más competencias a los vigilantes mientras se rebajan sus condiciones laborales.   Tal como explica José E., empleado de Prosegur presente en la manifestación, “Aproser es partidaria del ‘vamos a trabajar todos más cobrando menos’ y se apunta a incumplir los convenios de mierda, que en el caso de Prosegur había firmado en 2012, descolgándose de él e incumpliéndolo”. El trabajador recuerda que la compañía declaró ganancias en los meses de septiembre y octubre de 2013, a pesar de que asegura que en España pierde dinero. “Pretenden que esa pérdida de dinero la asumamos los trabajadores, que ya llevábamos siete años con recortes constantes en nuestras condiciones de trabajo, y ahora nos amenazan con un Expediente de Regulación de Empleo (ERE)”, denuncia.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle un mejor servicio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Encontrará más información sobre las cookies y como configurar su uso en nuestra Política de Cookies.

Aceptar