Treinta mareas blancas para decir no al deterioro y privatización de la sanidad pública
 14 Mar. 2015 Adolfo Luján 
Madrid, 15 de marzo de 2015. La trigésima Marea Blanca ha salido a las calles de Madrid hoy para volver a oponerse al deterioro y privatización de la sanidad pública. La marcha de esta mañana tenía como objetivo llamar la atención sobre el “deterioro programado de la Atención Primaria”, además de reivindicar las tradicionales luchas del sector, como el clamor por la medicación de la hepatitis C, la privatización de los servicios de transfusión de sangre y la derivación de pacientes a los hospitales privados.   Hacia las 12 horas la manifestación partía de la plaza de Neptuno en dirección a Cibeles. Durante el recorrido se han ido sumando cientos de personas hasta ser miles los que han llegado a la puerta del Sol. Además de los colectivos pertenecientes a la Marea Blanca, se han sumado la Plataforma por la Hepatitis C, los afectados por la fibromialgia y los trabajadores de Coca Cola de Fuenlabrada, entre otros. Les han seguido por toda la calle Alcalá, cientos de personas convocadas por ADICAE para protestar por la “estafa de las preferentes”.   Maribel, médico de atención primaria, ha expresado su orgullo por haber participado en “nada más y nada menos que treinta mareas blancas”, aunque admite “cansancio y desgaste personal”. Se muestra preocupada porque si gana Cristina Cifuentes puede haber una nueva ofensiva privatizadora, ya que la candidata ha dicho que “no descarta continuar en la estrategia de la privatización” de la sanidad pública. “Es su modus operandi, son un entramado corrupto y mafioso, desprestigian y destruyen los servicios públicos para llenar el bolsillo de unos pocos, todavía estamos a tiempo de recuperarlo”, ha afirmado.   Sobre la posibilidad de otro gobierno en la Comunidad de Madrid, Maribel ha explicado: “Queremos un modelo de sanidad pública democrático, transparente, con participación ciudadana y de los profesionales, y con un presupuesto suficiente y digno para garantizar las necesidades de la población”. Reconoce que en su trabajo diario están “al límite” y que se sale adelante por “la voluntad y vocación de los trabajadores”. En la atención primaria, según denuncia Maribel, “están haciendo contratos eventuales ilegales, no se están pagando las retribuciones a las que tienen derecho y no se cubren bajas”. Ha concluido: “Estamos con una sobrecarga laboral y emocional difícil de seguir soportando mucho más, pero tenemos claro que sólo con la movilización se consiguen cosas, hay que seguir en la lucha”.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle un mejor servicio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Encontrará más información sobre las cookies y como configurar su uso en nuestra Política de Cookies.

Aceptar